Invext Corporation, “family office” de la familia Royo, inicia su andadura en 2007 fruto de la inquietud inversora de sus miembros y con el objetivo de consolidar el legado de su trayectoria empresarial bajo los valores de la ética, la transparencia y el compromiso social. La misión de Invext no es otra que la de generar valor al accionista, de forma sostenible y a largo plazo, manteniendo el espíritu y los principios que fomentan sus accionistas.

En ese sentido, Invext es la continuación natural de una aventura empresarial como la de Royo Group, hoy RGIB. Royo Group International Bathroom es una historia de superación que comienza en 1972 con la fundación de la empresa Royo por parte de Pascual Royo y su mujer Mari Carmen López. Hoy, RGIB es la segunda multinacional del sector en Europa, emplea a 1.000 personas, está presente en 60 países y cuenta con el 80% de su volumen de negocio fuera de España.

Pascual Royo y su mujer, Mari Carmen López, son los pioneros de esta aventura empresarial. Ambos encarnan el paradigma del emprendedor, pero de los de antes, de los pioneros en el ámbito del emprendimiento. Pascual comenzó su andadura como peón en una fábrica de muebles de Valencia, pero pronto crea su propio negocio junto a su mujer con un pequeño taller en Benicalap. Su primera idea, que sería posteriormente el germen de Royo Group, fue aceptar encargos de particulares para construir cocinas a medida. De esta forma tan intuitiva se puede decir que comenzó la historia del gigante empresarial que hoy es RGIB.

En 1971, Pascual y Mari Carmen trasladan el negocio a otra planta baja más grande. Es allí donde comienzan a dedicarle todos sus esfuerzos a su causa personal produciendo muebles de cocina. El volumen de trabajo empezaba a ser importante y su primer gran encargo fue hacer las cocinas de un edificio nuevo con diez viviendas, por lo que les pagaron 25.000 pesetas. La salida que tenían las cocinas en Valencia y alrededores propició que la primera planta baja se multiplicase por cuatro. Ya tenían 4 talleres. 

En un momento determinado, Pascual Royo piensa en grande y da con una de las claves de su futuro éxito: piensa en darle un giro al negocio y se le ocurre fabricar un mueblecito de baño muy sencillo. Le hizo una foto se la entregó a un amigo del sector para que probase a venderlo a las tiendas y de inmediato dio muy buenos resultados.

En muy poco tiempo se les presentó el siguiente reto: tenían que decidir si continuaban con las cocinas o tomaban la gran decisión de su vida empresarial, que no era otra que transitar de ese mundo al de los muebles de baño.

En los años 70 el negocio crece, y Royo es ya una empresa con aspiraciones nacionales que se empieza a diversificar en otros activos. Más tarde, en los años 90, daría el salto internacional con su salida a Europa. 

Pascual y Mari Carmen, desde la humildad, han gestado un líder internacional con la ayuda inestimable de sus hijos Raúl, Santi y Silvia. Sin duda, la personalidad, el saber hacer y el empeño de los fundadores han sido fundamentales todos estos años para conseguir que hoy día Royo Group sea una multinacional especializada en muebles y equipamientos de baño, considerada la segunda empresa más grande de mobiliario de baño de Europa, y la firma líder en España, Polonia y México.