El CEO de Invext, Santiago Royo, analiza el panorama económico actual y de qué manera afectará al sector de las family office en el que está incluido Invext. En este momento, el directivo apuesta por “ser prudentes y analíticos con las inversiones que se llevan a cabo”, pero también por estar atentos a las “nuevas oportunidades” que surgirán en un contexto tan anómalo como en el actual.

Invext, el fondo de inversión de la familia Royo, se encuentra centrado en varios sectores como el de private equity, el inmobiliario y el financiero. Algo que, para Royo, resulta “imprescindible” para diversificar riesgos y que todos ellos generen rentas recurrentes, lo que supone uno de los principales objetivos de este family office donde una de sus principales inversiones es el grupo internacional RGIB.

  • ¿Cómo afrontas la nueva etapa al frente de Invext?

Está claro que en momentos de incertidumbre debemos ser mucho más diligentes con el análisis de las inversiones y con los análisis de riesgos de cada una de las inversiones. En ese sentido, debemos primar activos líquidos y generadores de rentas. También es momento de grandes oportunidades en el que saldrán activos que no han estado en el mercado y que ahora se podrá acceder a ellos.

Además, la caja será fundamental, y todas las decisiones deben ir teniendo un horizonte de caja previsible de 12 a 18 meses.

  • Has desarrollado tu experiencia profesional en un gran grupo empresarial como es INVEXT, ¿qué conocimientos y valores destacarías de tu experiencia ahí?

INVEXT es un gran grupo empresarial donde he podido desarrollar experiencia en muchos campos. Entre ellos destacaría las operaciones corporativas internacionales dentro de la participada RGIB, como la negociación de la adquisición de nuestra filial en Polonia, ELITA, la negociación en la entrada del fondo de capital riesgo HIG en el accionariado de RGIB, dentro del área inmobiliaria, operaciones de compra y venta con fondos de inversiones internacionales, así como la participación en socimis (Sociedad Cotizada de Inversión en el Mercado Inmobiliario).

La experiencia de llegar a acuerdos con personas de diferentes culturas fue de gran utilidad. El estar englobado en un grupo estructurado y profesionalizado en todos los departamentos hace que las decisiones las tengas que trabajar en muchos ámbitos; desde el integrar a mucha gente en cada una de las decisiones para que tengan sentido a nivel global.

  • ¿Hacia dónde se dirige Invext ahora mismo? ¿Cuáles son sus objetivos más inmediatos?

La idea que tenemos la familia sobre Invext es la de un family office que trata de diversificar sus negocios en varios sectores, principalmente private equity, inmobiliario y financiero, para no tener una dependencia de uno de ellos. Ahora mismo también estamos potenciando mucho la inversión en empresas exponenciales, donde hasta ahora Invext nunca había estado, para ello hemos dotado a esa clase de activo un presupuesto importante para los próximos 5 años. Por ello, nuestros objetivos pasan por la diversificación de activos y que todos ellos generen rentas recurrentes. Algo que hace que esa diversificación sea muy importante para Invext. Esperamos estar en un tercio de peso en cada una de las patas en las que hemos definido estar: private equity, inmobiliario y financiero.

  • La situación que hemos vivido, y que estamos viviendo, tanto a nivel nacional como internacional ha supuesto un cambio de paradigma, ¿de qué manera ha afectado o crees que afectará al mercado de los family office?

Las familias empresarias se están profesionalizando mucho en los últimos años, tanto en el ámbito de las inversiones como fuera de su negocio principal. Esta situación llevará consigo que se acelere la profesionalización de los family office.

  • En ese sentido, ¿cuáles son tus sensaciones y perspectivas con el momento económico tan anómalo que estamos viviendo?

Van a surgir oportunidades interesantes, pero hay que ser muy exigente con los análisis de las inversiones-desinversiones. Debemos ser cautos, pero a la vez tener el valor de invertir, creo que en ese balance es donde radica el éxito. Además, que no estar parado hace que la economía fluya y ayude al resto de entes económicos a volver a mover la rueda del sistema económico.

  • ¿Cómo ves el futuro de los family office a medio y largo plazo? ¿Cuáles crees que serán las principales tendencias en este sector?

Los family office llevan mucho tiempo establecidos en economías más anglosajonas, en el caso de España, llevamos un tiempo en el que se han empezado a formalizar y a desarrollar. Creo que es una tendencia que va a seguir en el futuro.

  • Un consejo para quien empiece su incursión en el sector de las family office.

Leer muchos libros sobre el tema, hablar con mucha gente que ya inició el camino hace tiempo, porque los problemas y las preguntas que tienen las familias que se inician en los FO son al 90% las mismas para todos ellos.

Yo siempre digo que lo que más nos ayudó a nosotros fue el hablar con los 6 o 7 family office que conocíamos y que nos contaran su proyecto. A las familias les cuesta mucho abrirse, pero no les resulta tan complicado hablar de su negocio industrial, y la clave es tratar al family office como una inversión “industrial”. Pues no deja de ser un negocio y hay que tratarlo como tal.